Agence France-Presse
Actualizado: 29/11/2013 | Por Agence France-Presse

Fantasma de Pablo Escobar acecha a Medellín 20 años después de su muerte



Veinte años después de su muerte, el fantasma de Pablo Escobar, muerto a tiros por la policía el 2 de diciembre de 1993 en Medellín, todavía acecha a los colombianos, divididos entre el repudio a los crímenes del famoso narcotraficante y el agradecimiento por su beneficencia.

Uno de los capos de la droga más sangrientos, pero también considerado en algún momento un Robin Hood, todavía genera miedo y rechazo entre las víctimas de la ola de violencia en la que sumió a Colombia en los años 1980.

"Las víctimas de Escobar son muchas y ese dolor está ahí vivo y mucho de ese dolor sin reparar", dijo a la AFP Luis Alirio Calle, un periodista que estuvo presente cuando Escobar se entregó en 1991.

Escobar "es el muerto más vivo de Colombia porque sigue vivo en los combos (pandillas) y narcotraficantes", asegura por su parte César Cuartas, residente de la Comuna 1, barrio periférico de Medellín.

Escobar se convirtió en zar de las drogas cuando fundó el Cártel de Medellín, que agrupó a pequeñas bandas dispersas con el objetivo de que Colombia revocara el tratado de extradición con Estados Unidos firmado en 1979.

Devoto del Niño de Atocha, supersticioso y contradictorio, se hizo inmensamente rico con el tráfico de cocaína, pero predicaba en los barrios pobres en contra de la drogadicción, incluso denostaba a sus subalternos que consumían.

Tras lograr el poder económico con la droga, quiso acceder al mundo de la política y, en 1982, fue elegido parlamentario suplente, una situación insostenible que terminó con la denuncia de sus actividades ilícitas por parte del ministro de Justicia, Rodrigo Lara, más tarde asesinado por sus sicarios.

En los barrios pobres

A la vez que desataba violencia, el narcotraficante financiaba obras en los barrios más deprimidos de Medellín. A la entrada de uno de ellos una pancarta recibe a los visitantes: "Bienvenidos al barrio Pablo Escobar. ¡Aquí se respira paz!".

"Se dedicó a ayudarle a la gente pobre de Medellín donde el Estado nunca llegaba", afirmó Wberney Zabala, presidente de la Junta de Acción Vecinal, de 41 años.

En el salón de su casa, le reza a un altar presidido por un dibujo a carbón que representa a Escobar.

Luz Mary Arias, de 57 años, guarda una estatuilla de yeso del narcotraficante vestido como Robin Hood. Antes de recibir la casa que le dio Escobar vivía del reciclaje, sobre un basurero.

"Lo admiro como un Robin Hood", aseguró Luz Mary, quien aprendió a leer gracias a las ayudas de Escobar. Sin embargo, dos de sus hermanos murieron por la violencia asociada al narco, uno en un enfrentamiento y el otro porque llegó inoportunamente a uno de los escondites que utilizó Escobar cuando pasó a la clandestinidad.

"Perdí dos hermanos en manos de la gente de Pablo, sin embargo yo no lo ataco y no lo critico porque él cambió la vida de nosotros", señaló.

El monje benedictino Elkin Vélez, cuya congregación recibió en comodato La Catedral, edificio que Escobar construyó y utilizó como excéntrica cárcel de lujo cuando se entregó a la justicia en 1991, critica fuertemente a los devotos del narcotraficante.

"Él siguió trabajando y delinquiendo desde aquí" afirmó.

No se sabe con exactitud cuánta gente puede haber enterrada en el lugar, utilizado por Escobar hasta que huyó cuando el Estado quiso trasladarlo a una prisión militar en diciembre de 1992.

"Aquí hay ley de la impunidad, aquí no buscan a nadie, eso se ha tirado al olvido", deploró Nicolás Vélez, de la mesa de Derechos Humanos de Medellín.

Convertido en parque temático

A cuatro horas de Medellín está la Hacienda Nápoles, finca de recreo de Escobar que llegó a tener 3.000 hectáreas, donde guardaba una colección de autos de lujo y hasta un zoológico de animales exóticos.

Expropiada tras su muerte, fue saqueada y entregada en concesión a privados, que gestionan un parque temático que incluye un museo para honrar a las víctimas.

Se conserva el arco de la entrada, coronado con una avioneta que perteneció al narcotraficante, quien la colocó para celebrar el primer cargamento de cocaína que introdujo en Estados Unidos.

Escobar murió a tiros de la policía cuando huía por un tejado, una imagen que recorrió el mundo y que está retratada en el Museo de Antioquia por el artista colombiano Fernando Botero.

Empero, otros dicen que se suicidó antes de ser capturado, fiel a su consigna "preferimos una tumba en Colombia a una cárcel en Estados Unidos".

2Comentarios
avatar
Las farc inicialmente eraan los lavaperros de los narcos y cobraban por cada kilo de coca que sacaran, posteriormente cuendo el señor pastrana se hecho el cabezazo de entregarles la zona del caguan a los fascinerosos de las farc, vieron que el negocio del narcotrafico era muy bueno se aprovecharon el rergalito de pastrana y se dedicaron al cultivo, procesamiento y exportacion de la coca y ahora vien****l cuento de que ellos no son narcotraficaantes y el presidente de turno el señor santos les come cuento y esperemos a ver con que dadivas les va a salir a las farc a donde iremos a parar.
avatar
Ojala todos los politicos ladrones de mi querido planeta,fueran galardonados con las vestiduras de Robin Hood y no tuvieran que ser inmortalizados con las vetiduras del demonio. Recuerden mis amados hermanos de la tierra que la inmortalidad nos premia o nos castiga según nuestros actos.
Denunciar
Ayúdenos a mantener una comunidad sana y responsable reportando cualquier comportamiento ilegal o inadecuado. Si crees que un mensaje viola elCódigo de Conductapor favor utiliza esta forma para notificar a los moderadores. Ellos investigarán tu reporte y tomarán las acciones que consideren pertinentes. Si es necesario, todos los reportes con respecto a actividades ilegales serán notificados a las autoridades correspondientes.
Categorías
limitado a 100 caracteres
¿Estás seguro de querer borrar el comentario?